sábado, 22 de abril de 2017

CRÓNICAS DEL ASESINO DE REYES



Hola amigos de la literatura,

Hoy quiero hablaros de una de las mejores sagas del género de fantasía medieval que he leído: Las crónicas del asesino de reyes, más conocida como El nombre del viento, título de su primer volumen.




“He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y escrito canciones que hacen llorar a los bardos.
Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí.”


Merece la pena leer El nombre del viento y El temor de un hombre sabio de Patrick Rothfuss. Las críticas ya lo han dicho todo, solo añadir que son de esos libros que enganchan de tal manera que te gustaría que tuviesen mil páginas más. Ahora solo nos queda esperar a la tercera entrega de esta trilogía.
Sin contar La música del silencio, libro que se basa en la peculiar visión de Auri de la "sub-realidad"


Trata de un mundo en el estilo en que J. R. R. Tolkien instauró las bases, sin ser una burda imitación, sino más bien una obra genial y original. Combina este estilo con la magia y su aprendizaje (algunos pensareis en Harry Potter, pero tampoco tiene nada que ver) tiene diferencias sutiles aunque fundamentales en los conceptos y los términos.
Magia llaman a los trucos baratos, la autentica disciplina que se aprende en la Universidad es la “Simpatía” y por supuesto hay distintas modalidades, disciplinas y niveles, y no se trata de “hacer magia” sino de dominar la simpatía mediante el control de la mente. Y lo más difícil de todo, aprender el “nombre de las cosas” aprendiendo el nombre del viento, puedes llamarlo cuando quieras...
Kvothe ha sido una leyenda y ahora trata de narrar su vida a un cronista en tres días, correspondiendo cada uno a una de las novelas.


“Los nombres son importantes, porque dicen mucho sobre la persona.
He tenido más nombres de los que nadie merece...”

Un saludo y gracias por leer estas líneas.

Iñaki A. Lamadrid